General

Minutos.

En ocasiones las palabras ignoran la métrica y la prosa para poder expresarse. Sólo se entregan en forma de verdadero sentir.

Entonces descubro el infierno, ese infierno en el que nunca antes había estado.

Me bastaron unos minutos ahí para saber que ese no era mi lugar, existiendo fuera de mi, en la agonía de la lejanía y el silencio.

Entonces descubrí el cielo de tu sonrisa, y decidí quedarme ahí eternamente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s